– Anestesia:

Es una técnica que se usa diariamente en odontología ya que un alto porcentaje de procedimientos clínicos y quirúrgicos requieren de ella. En odontología se utiliza mayoritariamente anestesia local, véase la pérdida de sensación en un área concreta del cuerpo sin que se produzca pérdida de la conciencia. La anestesia puede ser tópica (aplicación de una cremita anestésica en la zona a tratar) o infiltrativa (inyección en los tejidos).

 

– Sedación: 

En la Clínica Dental TKS utilizamos un tipo de sedación llamada consciente endovenosa que consiste en un estado médico controlado de depresión de la conciencia manteniendo los reflejos de defensa de la vía aérea. El paciente respira de manera independiente, y mantiene la colaboración pudiendo responder a estímulos físicos o verbales. De esta forma se consigue un estado de tranquilidad pero sin estar dormido.

Este procedimiento lo realiza y vigila de forma intensiva un médico especialista en Anestesiología y Reanimación.

La sedación puede usarse en casos en que el paciente sienta mucha ansiedad o fobia dental, en tratamientos de larga duración o cuando simplemente se desee una estado de relajación y tranquilidad durante el tratamiento. Entre sus ventajas cabe destacar su seguridad y la rapidez de recuperación.