– Apicectomía:

Procedimiento quirúrgico destinado a eliminar la infección que afecta a la raíz de una pieza dental y a los tejidos de alrededor. Se lleva a cabo solamente si otros tratamientos, como la endodoncia, han fracasado, si no se puede acceder al extremo final de la raíz desde la corona del diente, si alguna de las raíces del diente se ha fracturado, etc.

Esta cirugía consiste en realizar una apertura de la encía cerca de la pieza dental afectada por la infección para poder así extraer la punta de la raíz afectada (ápice) y los tejidos también afectados. Luego, se sella el conducto y se sutura la herida.

– Cirugía mucogingival:

La cirugía mucogingival podría llamarse cirugía plástica de las encías ya que se utiliza tanto para corregir retracciones que dejan al descubierto la raíz de diente como para exponer dientes que no han erupcionado, tratar frenillos o tratar deformaciones de origen traumático de la encía.

Concretamente, la cirugía mucogingival para el recubrimiento radicular es la destinada a corregir defectos de las encías y los tejidos blandos que rodean el diente, cuando estas se han retraído debido a la acumulación de placa, la edad, traumatismos por cepillado, etc. Esta recesión puede provocar que la raíz del diente quede expuesta causando, además de problemas estéticos, hipersensibilidad y/o caries en las raíces afectadas.

Son varias las técnicas que se pueden utilizar para corregir dichos defectos y volver a recubrir las raíces: injertos gingivales libres, injertos conectivos subepiteliales o combinaciones de injerto y membranas.

– Exodoncia:

Procedimiento conocido popularmente como extracción o “sacarse una muela”. La exodoncia es un acto quirúrgico que supone la extracción de una pieza dental o de una parte de esta. Es una intervención que se lleva a cabo bajo anestesia local y mediante el uso de una técnica muy sencilla y precisa que no suele derivar en complicaciones posteriores.

La existencia de una caries y/o de enfermedad periodontal suelen ser los motivos principales para llevar a cabo una exodoncia, aunque también puede ser necesaria cuando se dan casos de dientes retenidos, supernumerarios, mal posicionados, etc.

– Toma de biopsia de lesiones de la mucosa oral:

Las lesiones de la mucosa oral son un grupo de alteraciones de lo más heterogéneo que pueden manifestarse de formas muy diversas.

Para realizar un diagnóstico preciso de dichas lesiones puede ser necesario llevar a cabo una biopsia, un procedimiento quirúrgico encaminado a obtener una muestra del tejido alterado para estudiarlo microscópicamente y poder llevar a cabo dicho diagnóstico.

– Cirugía preprotésica:

Suele ser frecuente que algunas estructuras orales, por ejemplo los frenillos, supongan un obstáculo para la construcción apropiada de una prótesis dental. La cirugía preprotésica comprende una serie de técnicas o procedimientos quirúrgicos cuya finalidad es preparar o acondicionar los tejidos blandos y duros, encía y hueso, para que puedan acoger de forma adecuada y duradera una prótesis dental, proporcionando un resultado funcional a la vez que estético.