La endodoncia es el procedimiento utilizado para eliminar la pulpa del diente  y sellar el conducto pulpar.

La pulpa del diente es lo que vulgarmente conocemos como “nervio del diente”, aunque realmente está formada por tejido nervioso y vasos      sanguíneos. Cuando la pulpa se ve afectada por caries o traumatismos se inflama y produce dolor. Esta inflamación se denomina pulpitis. Cuando la pulpitis es irreversible hay que tratar el diente mediante endodoncia.

La endodoncia consigue tratar y salvar millones de dientes todos los años, permitiendo al paciente mantener sus dientes naturales, el hueso y la encía, así como su funcionalidad.