El peeling químico es un procedimiento consistente en la exfoliación de la piel, mediante la aplicación de sustancias químicas con lo que se consigue la eliminación de distintascapas de la epidermis. Es un proceso  seguro, que sirve para eliminar manchas, arrugas, cicatrices de acné, entre otros. Al quitar la piel de la superficie del rostro y permitiendo que se muestres las siguientes capas, las imperfecciones se reducen e incluso, desaparecen.

No se trata de un proceso quirúrgico, está indicado para todo tipo de pieles y es un procedimiento indoloro, simple y rápido. Su objetivo es mejorar y/o solventar los daños provocados por la exposición del sol, el envejecimiento prematuro, el acné, … Por tanto, es una técnica que se realiza, principalmente, en la piel del rostro, permitiendo que esta luzca más joven, con mejor aspecto y con menos arrugas, manchas y/o lineas de expresión. Además, se puede utilizar como tratamiento preventivo para mantener una piel más sana, tersa, luminosa y libre de imperfecciones.

 

En los días posteriores a su aplicación, la cara puede quedar algo enrojecida y se debe evitar la exposición a los rayos del sol.