La apnea obstructiva consiste en el cese del flujo aéreo durante el sueño. Para considerarse como tal, la duración de este cese de flujo aéreo debe ser superior a diez segundos y se produce debido a una obstrucción completa de la vía aérea superior. Cuando la obstrucción es parcial hablamos de hipoapnea. Tanto las apneas como las hipoapneas producen una disminución de la concentración de oxígeno en sangre. Los pacientes que sufren este síndrome tienen un sueño no reparador y se encuentran fatigados durante el día. Dicho síndrome debería sospecharse en todo paciente roncador que acusa fatiga diurna.

Por tal de intentar evitar el colapso de la vía aérea durante el sueño utilizamos lo que se conoce como dispositivo de avance mandibular, un aparatito que se coloca el paciente en la boca al acostarse y que produce un avance de la mandíbula, evitando así el colapso de la base de la lengua y un aumento del diámetro de la vía aérea. Estos dispositivos se hacen a medida; el odontólogo toma impresiones y registros de la boca del paciente y las manda al laboratorio de prótesis dental especializado en la fabricación de dichos aparatos.