La Ortodoncia consiste en la corrección de la posición defectuosa de los dientes y de la oclusión mediante aparatología fija o removible. Su objetivo es conseguir unos dientes bien alineados y normalizar la posición y el tamaño del maxilar y la mandíbula, lo cual da como resultado unos dientes que encajan bien entre ellos y permiten una buena masticación. Todo ello proporciona unos dientes saludables, además de mejorar la sonrisa.

Los aparatos de Ortodoncia pueden ser fijos o removibles. Los removibles consisten en una placa que se asienta en el paladar a la que van unidos elementos metálicos capaces de mover los dientes. Algunos aparatos de ortodoncia removible se utilizan para modificar el crecimiento de los huesos maxilares. Los fijos consisten en unos soportes metálicos (brackets) que se pegan al diente en los cuales se alojan unos alambres que provocan el movimiento. Al ser más efectivos que los removibles, normalmente están indicados para corregir defectos graves.

Otro tipo de tratamiento muy demandado actualmente es la ortodoncia invisible. Consiste en una seria de férulas transparentes que irán alineando los dientes paulatinamente.